Finca Humana

Finca Humana

La Finca Humana son las personas que han adquirido una nueva actitud ante la vida. Son personas que saben usar adecuadamente los recursos naturales dadas por el CREADOR para mejorar sus condiciones de vida. Para nosotros y nosotras la Finca Humana debe ser también; un espacio donde la familia campesina pueda vivir dignamente, con una finca o granja que contiene una vivienda y un predio de terreno propio en la cual la familia pueda cultivar para producir sus propios alimentos. Esta producción debe estar destinada en primer lugar a la alimentación de la familia y en segundo lugar a la comercialización para la satisfacción de otras necesidades del hogar.

 

 La Finca Humana son las familias conscientes de la realidad en que viven. En la Finca Humana las familias viven en armonía con sí mismos y con su entorno. Mantienen una buena comunicación y entendimiento, trabajo colectivo y ayuda mutua. La principal actividad es la Agricultura Sostenible donde participan todos los miembros de la familia en un proceso de aprendizaje constante. Las familias de la Finca Humana no representan ningún peligro para el medio ambiente, porque su principal enfoque es la armonía con todos los seres vivos.

Se trata de que la familia produzca para su propia alimentación, utilizando para ello la diversificación de cultivos, con el objetivo de enriquecer con suficientes elementos la dieta alimentaria. También es de gran importancia la implementación de especies menores y mayores para complementar las necesidades alimenticias. La búsqueda es favorecer la economía familiar por medio de la producción diversificada que les permita no solo depender de los granos básicos como el maíz y los frijoles, sino de otros alimentos como las frutas, tubérculos y hortalizas. Con todo ello, se potencia de cierta forma la Seguridad y Soberanía Alimentaria de las familias Campesinas. Una familia campesina que posee y produce su propia alimentación es independiente y vive en paz y tranquilidad.


Un punto importante es que la familia debe cuidar su propio hábitat, por medio del establecimiento de relaciones armónicas entre los miembros de la familia; entre familias y entre la comunidad, pero esto pasa por una buena relación con DIOS. Cuidar la madre tierra que es la que proporciona los alimentos y necesitamos cuidarla toda la vida para heredarla a nuestros hijos e hijas.